La presente web utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación y recabar datos estadísticos sobre las visitas a esta web. Al continuar con su navegación entendemos que da su consentimiento a nuestra política de cookies.    |   Continuar
Noticias

La falta de lluvias empieza a resultar preocupante para el campo español, según los informes técnicos de Cooperativas Agro-alimentarias

13-01-2012 Cooperativas Agro-alimentarias

La valoración de Cooperativas Agro-alimentarias de España sobre la situación del campo, en relación con los escasas lluvias que se están produciendo este otoño e invierno en la mayoría del territorio español, no es muy halagüeña. La falta de lluvias está dibujando un panorama desolador en los secanos y pastos, y obliga a los agricultores de regadío a cambiar sus planes y decantarse por el cereal en próximas siembras frente a maíces, arroces y hortícolas ante la previsión de que escaseen los recursos hídricos.

Si el invierno continúa tan seco, se plantean grandes dudas tanto para los agricultores de secano como para los de regadío en los próximos meses.

Situación por Comunidades Autónomas
En Castilla y León, a estas fechas, las lluvias han sido escasas en el último trimestre. Durante octubre, noviembre y diciembre, las precipitaciones han sido, de media, un 50% inferiores a lo habitual en otros años. Actualmente esta situación no está afectando a los cultivos, ya que durante este periodo el cereal no está desarrollándose y se encuentra en un estado latente mientras duren las bajas temperaturas que, sea dicho de paso, están siendo normales o incluso más altas de lo habitual. Lo preocupante vendrá un poco más adelante, cuando ya en febrero el cereal inicie su crecimiento y, si no ha llovido lo suficiente, se encuentre con un terreno sin humedad acumulada por la escasez de lluvias en ese periodo.

Andalucía. La sensación en el campo andaluz, aún siendo de forma general de incertidumbre por la falta de agua y las altas temperaturas durante el día en las zonas de campiña, Cádiz, Córdoba y Sevilla, en los cultivos de secano no es buena. Las siembras están de forma desigual aguantando la falta de agua, tan sólo las nieblas han refrescado algo, pero al salir el sol y alcanzar los 18-20º se pierde el pequeño mantenimiento de primera hora, la tez de la superficie se endurece y esto acabará, si no llueve en próximos días, de asfixiar a la planta.

En las zonas de sierra el otoño fue malo, y el invierno salvo algún riego de lluvia en noviembre, continúa por la misma senda, lo que está provocando que el ganado intensivo haya que sobrealimentarlo. En frutícolas existe un miedo importante a las heladas, que en un contexto de suelo seco y falta de lluvias, pueden resultar fatales.

El panorama es un tanto desolador, si bien esta circunstancia está facilitando la labor de recogida del olivar en muy buenas condiciones.

En Galicia nuestros agricultores empiezan a estar muy preocupados por la situación actual. En estos momentos calculamos que la merma en pastos es del 30% con respecto a otros años. Los ganaderos ven mermar poco a poco la producción de hierba para sus silos, empiezan secarse algunos manantiales a estas alturas del año... algo impensable en Galicia y, aunque hay un pensamiento colectivo de que si llueve en los próximos días la situación se podría recuperar, la gente empieza a ser muy pesimista.

Aragón. En los cultivos extensivos la situación en Aragón es la siguiente:
- Secano: Las lluvias de otoño hicieron que buena parte del secano naciera adecuadamente (las zonas más secativas tienen problemas, pero es lo que ocurre 8 de cada 10 años, es lo normal). Las temperaturas suaves del invierno están haciendo que el cereal se desarrolle de forma adelantada a sus fechas habituales, pero la falta de lluvias afecta a su vigor. En el secano se va deteriorando la situación poco a poco, y si no llueve en 15 días-1 mes, la situación empeorará. En todo caso, el secano no tiene alternativa más allá de algunas zonas susceptibles de reponer cereal con cultivo de primavera (girasol).
- Regadío. Los pantanos que riegan tanto la margen izquierda del Ebro (los del Pirineo) como la margen derecha (los del sistema Ibérico) están muy por debajo de lo que sería normal a estas fechas. El eje del Ebro depende del Pantano del Ebro, que riega la parte central del Valle y que está en buenas condiciones hídricas, aquí no hay problema. Se está procediendo a sustituir una parte de la perspectiva de siembra de cultivos de primavera (sobre todo arroz y maíz) por cereal de invierno que consume mucha menos agua, en particular trigo blando. El incremento podríamos cifrarlo en un 25%, lo cual es demasiado alto. Si al final, como ha ocurrido en otras ocasiones, los pantanos se llenan en primavera, los agricultores procederán a realizar segundos cultivos de primavera (aquellos que puedan entrar por ciclo).

En general, además, las temperaturas suaves están propiciando en el cultivo del cereal la aparición de malas hierbas en una cantidad desconocida para estas fechas en Aragón. Sobre todo hay problemas de infestación de malas hierbas en cebadas, sobre todo de ballueca y bromo. En algunas zonas se ha optado por incrementar el cultivo de guisantes (tanto secano como regadío), ya que es un excelente fitosanitario natural (limpia de malas hierbas para el año siguiente).

En el Bajo Aragón, gracias a las lluvias de noviembre sobreviven los árboles, pero la cosecha de olivar ha sufrido una merma del 70%, las olivas están con piel y hueso, y el rendimiento es muy bajo, además, si no llueve o nieva el tema se pone crítico, hay mucha sequía.

Extremadura. Todavía sin incidencias destacables, pero con mucha necesidad de lluvia después de dos meses sin llover. En las cuencas, la que menos tiene es la del Tajo, con un 53%. Los que más están sufriendo son las siembras de cereales de secano, que debido a la sequía están naciendo muy mal y necesitan el agua de inmediato para salvar la cosecha.

Los ganaderos acusan más la situación, aportando mucho pienso para completar la alimentación a los animales. La falta de agua y las heladas continuas que estamos sufriendo en Extremadura, no permiten que regenere la hierba.

Navarra. En Navarra se ve con preocupación la situación si no llueve en breve, ya que para la siembra el tiempo acompañó y nació bien. Esta región arrastra más de dos meses sin lluvias y con temperaturas demasiado elevadas para lo que estamos acostumbrados por lo que el cultivo ha desarrollado más deprisa de lo normal teniendo el agricultor que tomar medidas para sus cultivos antes de tiempo.

Hay una percepción ahora mismo de miedo a “sequía” es la palabra que más se les escucha.

Esta preocupación se traslada no solamente al cultivo de cereal que es del que más nos acordamos ahora sino también viñedos, hortalizas de invierno, en general todos los cultivos se están viendo afectados.

Región de Murcia. En cuanto a las lluvias, desde noviembre, brillan por su ausencia y las previsiones que hay, es que la situación continúe así. Si es así, los cultivos de secano como los frutos secos (almendro), olivar y viñedo verán sus producciones afectadas seriamente, con una merma en la cosecha y su calidad.
En cuanto a las cosechas de regadío, este problema no existe de momento, ya que contamos con unas reservas hídricas del 60%, asegurando así, los riegos de los cultivos de frutales, cítricos, hortalizas, etc.

En cuanto a las temperaturas, estas están siendo altas para las fechas que nos encontramos. Estas altas temperaturas están afectando actualmente a los cítricos que están en plena campaña. Como ejemplo, las distintas variedades con recolecciones escalonadas, van muy adelantadas, solapándose con las que tradicionalmente se recolectan en estas fechas. Esto esta provocando que se tengan que recolectar rápidamente, ya que no se pueden mantener mas en los árboles, provocando un aumento de las producciones y una bajada de precios preocupante.

En referencia a las hortalizas, la situación también es parecida, ya que los distintos ciclos se están solapando, es decir, se están adelantando cultivos que en teoría se deberían recoger dentro de un mes y medio aproximadamente. Esto esta provocando un aumento serio de las producciones y una preocupante bajada de precios.

En cuanto a las heladas, estas están siendo escasas en la región, y de momento se están dando en el noroeste de la región, sin afección a los cultivos tradicionales de la zona.

Islas Baleares. Los agricultores han podido sembrar todo el cereal, están esperando a ver si llueve, pero todavía no se aprecia nerviosismo por este tema. El cereal que va destinado a pastos, y que se sembró hace un par de meses, sí que han apreciado que se está volviendo amarillo por la falta de lluvia y las heladas.