Noticias

Las cooperativas apuestan por la fusión para obtener mayor dimensión y competitividad en el futuro del sector

25-10-2007 Cooperativas Agro-alimentarias Extremadura

Las cooperativas agroindustriales apostaronpor la fusión como elemento de futuro para el sector, con el objetivo de ganar en dimensión y competitividad, toda vez que aquellas que no se adaptan a los cambios entran en declive, según destacaron los tres participantes de la mesa redonda ‘Integración Cooperativa. Dimensión empresarial’, dentro de las XV Jornadas de Integración Cooperativa que la Unión Extremeña de Cooperativas Agrarias (UNEXCA) está celebrando en Mérida.

El subdirector general de Gestión y Estrategia de Anecoop, Joan Mir, explicó durante su intervención la estrategia seguida por esta cooperativa, que se ha convertido en líder en comercialización de productos hortofrutícolas en fresco. Mir subrayó la competitividad como elemento clave y subrayó que las cooperativas deben tener objetivos empresariales, no objetivos meramente cooperativos.

Indicó que los factores que condicionan la competitividad son la distribución comercial, el comportamiento del consumidor y las propias cooperativas, enumerando además las estrategias clave para la competitividad.

Estas estrategias son, en su opinión, la cultura empresarial; la dimensión viable; producción óptima; excelencia en la gestión y calidad de productos y servicios; seguridad alimentaria y certificaciones; optimización de los servicios logísticos; profesionales formados y motivados; internacionalización; adaptación al mercado; y la innovación y diferenciación.

Mir insistió en que las fusiones cooperativas, que consideró como “absolutamente necesarias para mantener la competitividad”, deben realizarse por razones empresariales y competitivas, no por políticas y recordó que el 30% de las fusiones que se llevan a cabo son existosas y el 70% restante no lo son.

Anecoop cuenta con 98 asociados, factura 422 millones de euros y tiene un volumen de comercialización de 605.000 toneladas.

Estar convencidos

Por su parte, el presidente de la cooperativa Alimentos del Mediterráneo (Alimer), Manuel Soler, explicó el proceso de fusión de las ocho cooperativas que la integran, una fusión que tachó de necesaria ante los cambios que hacen obligatorio tener cooperativas de mayor dimensión.

Soler señaló que el principal elemento que debe ser base de la fusión cooperativa es el convencimiento. “Si no hay presidentes, gerentes, comerciales... de las cooperativas convencidos de que el proyecto se puede sacar adelante, no se hará. Lo primero es contar con el convencimiento de los directivos; si no, no es posible”.

En este sentido, precisó que el objetivo de la fusión es el de avanzar, dado que si no existen empresas con suficiente dimensión y capacidad de gestión “no es posible salir adelante”. Apostó así por alcanzar una dimensión que garantice la rentabilidad y viabilidad empresarial, organizando una estructura que elimine gastos innecesarios y asegure la mayor eficacia y eficiencia.

Respecto a las ventajas que supone la fusión, subrayó la de ser competitivos y dar el mejor servicio, sin olvidar que permite reducir costes internos, ofrecer precios competitivos, mejorar la posición frente a entidades financieras y grandes proveedores, y consolidarse en el mercado.

“Para una fusión, además de reuniones, se necesita estar convencido, poner la maquinaria en marcha y más que empezar con visiones distintas y dejar atrás a algunos, hay que tener claro que hay hueco para todos, que siempre se pueden poner en marcha nuevas iniciativas”, reiteró.

Alimer está formada por 8 cooperativas y se estructura en 5 secciones autónomas contablemente y con patrimonio separado, que son las de suministros; ganadería; piensos, leche de cabra y queso; fruta y verdura; y flores. Cuenta con una amplia gama de productos y representa a 1.540 agricultores y ganaderos. Dispone de 4.000 hectáreas en producción y factura 112 millones de euros, además de dar empleo fijo a 600 personas y eventual a 1.200.

Adelantarse a los cambios y aprovecharlos

El director de Comunicación del Grupo AN, Fernando Beroiz, expuso la experiencia de fusión de esta entidad navarra, que elaboró un plan estratégico con el objetivo de adelantarse a los cambios y aprovecharlos como oportunidades.

Este grupo ha pasado de un sector primario “a un sector más allá de terciario”, por la alta tecnología empleada. Concibe al agricultor como un empresario y tiene como objetivos los de obtener beneficios, además de estabilidad y seguridad. Beroiz apostó por la calidad y trazabilidad, aunque subrayó que existen muchos nichos de mercado, animando a buscarlos.

El Grupo AN se estructura en cuatro centrales de venta y centrales de compra. Las de venta son de cereales (720.000 tm/año); frutas y verduras (160.000 tm), avícola (400.000 pollo/semana); porcino (3800 cerdos cebados/semana); y las centrales de compra son de suministros agrarios -fertilizantes, semillas y fitosanitarios-, de suministros ganaderos -piensos, incubadora, genética porcino-, carburantes, seguros y repuestos con tres tiendas y 4,4 millones de euros de facturación.

Cada cooperativa que integra AN decide cada año en qué secciones de la empresa quiere trabajar. Una vez que toma la decisión, la obligación es total, “no puede haber cereal que se compre fuera de la central de compra ni pienso que se venda fuera de las centrales de venta”, señaló.

Las jornadas

Las XV Jornadas de Integración Cooperativa tienen como objetivo analizar, no sólo el lugar donde se encuentra el cooperativismo agrario ahora, sino también hacia dónde se dirige.

Así, durante dos días se abordarán asuntos como el papel de las cooperativas en el desarrollo rural, la dimensión empresarial e integración cooperativa, los cultivos transgénicos y un análisis para saber cómo nos ven a las cooperativas desde distintos puntos de vista.

Las jornadas cumplen quince años, en los que la Unión Extremeña de Cooperativas Agrarias ha reforzado su objetivo de potenciar el cooperativismo agrario, apoyando los proyectos de intercooperación.

Archivo Documental