Reportajes

El pistacho, una buena opción

21-09-2005 Junta de Comunidades de Castilla-LM

El centro de España es una de las escasas zonas de Europa donde se puede producir este fruto seco, que cuenta con una gran demanda actualmente en toda Europa y a buenos precios, especialmente el ecológico.



La Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha realizó el pasado 21 de septiembre una jornada de puertas abiertas en la Finca Experimental La Entresierra (Ciudad Real), con el fin de ofrecer información y asesoramiento sobre un cultivo, hoy, alternativo, pero que puede llegar a suponer una buena opción de futuro para los agricultores de la zona centro: el pistachero.

La finca experimental de La Entresierra (localizada a unos 3 km. del Centro de Mejora Agraria, CMA, El Chaparrillo) es hoy en día la mayor infraestructura para la investigación de este cultivo a nivel europeo. El estudio del cultivo se inicia en el año 1987 y, en la actualidad, se contabilizan unas 15 hectáreas en diferentes parcelas experimentales de árboles que van desde los 18 años de edad hasta pies todavía sin injertar. En cada una de estas parcelas se estudian aspectos del cultivo tales como: adaptación de variedades (recogidas de todas las áreas productoras del mundo), comportamiento del cultivo en secano y regadío, obtención de nuevas variedades y portainjertos, etc.

UN CULTIVO RECIENTE

El cultivo del pistacho en Castilla-La Mancha se puede decir que nace en el año 1996, cuando algunos agricultores empiezan a producir a gran escala bajo el asesoramiento del CMA El Chaparrillo. No obstante, ya existían parcelas plantadas a mediados de los años 80 en Balazote (Albacete) y la más antigua conocida localizada en Mora (Toledo).

Castilla La Mancha cuenta en la actualidad con más de 3.000 hectáreas de superficie dedicada al cultivo del pistachero. Alrededor de 500 ha. se encuentran ya en producción; unas 500 comienzan a dar sus primeros frutos y aproximadamente 1.000 se injertaron entre los años 2002 y 2004. El resto (otras 1.000) se injertarán en los tres próximos años (2005-2008).

El cultivo se extiende, sobre todo, por las provincias de Ciudad Real, Albacete y Toledo. En el año 2000 se creó la Asociación de Productores de Pistacho de Castilla La Mancha con sede en Villarrobledo (Tel. 902193767) y en el 2003 la Asociación de Productores Manchegos de Pistachos Ecológicos (PROMAPE) Tel. 665796196, con sede en Alcázar de San Juan.

Las plantas que sirven de portainjerto pueden ser adquiridas en una docena de viveros repartidos por toda la región a un precio medio por unidad de unos 0,5 €.




Este cultivo se puede acoger a tres tipos de ayuda: Cultivo ecológico, Planes de mejora y la aportada por la Unión Europea y complementada por la Comunidad Autónoma correspondiente. La Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha proporciona, además, una ayuda al injerto de unos 36.000 euros anuales, que reparten las dos Asociaciones anteriormente mencionadas.

Por otro lado también hay que considerar como otra ayuda el suministro, de forma gratuita, de yemas de pistacho a través del Centro de Mejora Agraria El Chaparrillo (Ctra. de Porzuna, Km.3,5 en Ciudad Real. Tel: 926231401) dependiente de la Consejería de Agricultura de la Junta de Comunidades de Castilla – La Mancha.

DIEZ RAZONES PARA CULTIVAR PISTACHO

1 - Su adaptación es similar a la de cultivos tradicionales de la zona centro de España, como la vid y el olivo. Comparándolo con el olivo se puede decir que su resistencia al frío invernal es superior, ya que este año (invierno del 2005), con temperaturas inferiores a los – 15 ºC, se ha visto como olivos adultos han sucumbido frente a la resistencia mostrada por los árboles jóvenes de pistacho. Los últimos cuatro o cinco años se ha constatado una mayor resistencia del pistachero a las heladas primaverales de convección (masas de aire frío que arrasan la vegetación a baja altura) frente al cultivo de la vid. Independientemente de esta excelente resistencia, a la hora de adquirir el portainjerto, se debe exigir al viverista que la planta proceda de zonas frías.

2 - La presencia de forma autóctona en nuestros montes de uno de los principales portainjertos del pistachero - Pistacia vera L.- como es el llamado terebinto ó cornicabra - Pistacia terebinthus L. (no confundir con la variedad de olivo conocida por el mismo nombre) es un buen indicio para hablar de una buena adaptación de este cultivo.

3 - Los suelos preferidos por esta especie son los frescos, como los arenosos, franco-arenosos y calizos (calares) que son la mayoría, sobre todo en las provincias de Ciudad Real y Albacete. Sin embargo, no le van bien aquellos en los que la proporción de arcilla sea excesivamente elevada.

4 - Sus frutos, los pistachos, necesitan mucho calor durante el verano para obtener una óptima madurez.

5 - Una de las variedades recomendadas por el CMA El Chaparrillo, la Kerman, es la más atractiva en el mercado y su floración se inicia a mediados del mes de abril. No obstante, el agricultor dispone de media docena de variedades con características diferentes para ser elegida en función de la zona geográfica y la disponibilidad o no de agua.

6 - Se pueden obtener interesantes producciones en los secanos de la zona centro peninsular. No obstante, con un mínimo riego de apoyo, además de mejorar la producción aumentaremos considerablemente la calidad de los frutos. Sólo debemos conocer en qué momento y con cuánta agua debemos regar.

7 - En referencia a su composición, entre todos los frutos secos el pistacho es el que posee menos grasas y calorías; no tiene colesterol y sí un elevado contenido en fibra. Es el fruto seco con mayor cantidad de proteínas, hierro y vitamina A.

8 - Su consumo, además de fruto seco, podría extenderse a industrias como la de helados, confitería, curtido de pieles, cosmética e incluso alimentación en general, pues se asocia muy bien a ensaladas, carnes y pescados.

9 - Nos encontramos en una de las escasas zonas de Europa donde se puede producir este fruto seco y una de las zonas más apta para producir productos de calidad con la etiqueta de ecológicos. No desperdiciemos estas condiciones.

10 - Su comercialización estaría garantizada debido a la demanda actual que existe de este fruto seco. Si además, se produce pistacho ecológico se nos abren las puertas de numerosos países de la Unión Europea donde este tipo de productos se encuentran en alza y donde se podría multiplicar enormemente su precio de mercado. Producir pistachos ecológicos de altísima calidad organoléptica no es un sueño sino toda una realidad.