Noticias

Cooperativas Agro-alimentarias aplaude el informe del PE solicitando un mayor apoyo para el sector ovino y caprino

11-05-2018 Cooperativas Agro-alimentarias

El Parlamento Europeo votó la semana pasada un informe presentado por la eurodiputada española de la Comisión de Agricultura, Esther Herranz, en el que se solicita un mayor apoyo a los productores de ovino y caprino y una ayuda agroambiental adicional para este sector en el marco de la PAC, teniendo en cuenta su importante papel en la preservación de ecosistemas y en la prevención de avalanchas, inundaciones e incendios forestales. El informe fue aprobado por la amplia mayoría de los eurodiputados, 112 votaron en contra, entre ellos algunos españoles.

Este informe incluye 121 medidas que siguen enteramente las recomendaciones que surgieron en el Foro Europeo de Ovino-Caprino que el comisario Hogan organizó en 2015. Cooperativas Agro-alimentarias trabajó muy intensamente en este Foro desde 2015 a octubre de 2016, y posteriormente para divulgar los resultados entre los europarlamentarios españoles. “Un importante logro cuyas consecuencias, si llegamos a tiempo, deberían salvar del declive al ovino extensivo de amplias zonas de España”, según señala Francisco Marcén, presidente del grupo de Ovino de Carne de Cooperativas Agro-alimentarias de España.

De hecho, Francisco Marcén expuso el pasado mes de octubre ante la Comisión de Agricultura del Parlamento Europeo, la visión del sector por parte de las cooperativas españolas y nuestras propuestas para apoyar unas producciones “que mantienen vivos muchos pequeños pueblos de Europa, cuidando el medio natural”, indicó Marcén.

El Parlamento destaca en el informe las dificultades por las que atraviesan los productores, que cuentan con el nivel de rentabilidad más bajo dentro de los sectores ganaderos como consecuencia, en gran medida, de los costes que tienen que asumir y de la fuerte caída del consumo de carne, que se ha reducido a casi la mitad en los últimos años, lo que está dando lugar a un elevado grado de abandono.

El PE también aboga en este informe por buscar maneras de mejorar la comercialización de los productos del ovino y del caprino mediante la promoción de su consumo y la introducción de nuevas formas de presentación de los productos, con nuevos cortes más adaptados a los hábitos de consumo actuales, tal y como propuso Francisco Marcén en su intervención ante los eurodiputados.

En el informe también se pide que se controle y gestione la proliferación de lobos y otros depredadores que ha sido observada en muchas zonas de pastoreo europeas y que está provocando crecientes perdidas a los ganaderos.

Además, el PE pide estudiar el impacto en el sector ovino-caprino de las negociaciones comerciales entre la UE y países no miembros y se las considere producciones “sensibles” a la hora de suscribir acuerdos económicos. Esta demanda tiene especial relevancia de cara a las negociaciones actuales con Australia y Nueva Zelanda.

Asimismo, el informe defiende que se mejore el poder de negociación de los productores en la cadena alimentaria, extendiendo al sector cárnico las disposiciones sobre negociaciones contractuales existentes en otros sectores agrícolas y ganaderos en la OCM Única.

Esther Herranz concluye el informe señalando que la Comisión Europea y los Estados miembros deberían tener muy en cuenta las recomendaciones realizadas por el Foro Europeo de Ovino-caprino, con vistas a la próxima reforma de la Política Agrícola Común.

Para Francisco Marcén, se trata de un logro histórico que el ovino sea reconocido como un bien público, que se solicite una nueva ayuda agroambiental considerando que el pastoreo es beneficioso, y la necesidad de apoyo especial para la incorporación de jóvenes y mujeres, que se fomenten las razas autóctonas y sus producciones de calidad, la innovación y la promoción del consumo, entre otras consideraciones.

Cooperativas Agro-alimentarias de España valora y agradece el trabajo de la española Esther Herranz, que ha abanderado esta moción, y a su equipo del Grupo Popular así como los apoyos recibidos del Grupo Socialista encabezado por Clara Aguilera. “No así a los Verdes españoles que han votado en contra, algo que tendrían que explicar a los españoles sensibles con el mundo rural y más concretamente con la ganadería extensiva, probablemente el sector cuyo trabajo es el menos remunerado y que más favorece al medioambiente y la biodiversidad”, ha subrayado Francisco Marcén.

Finalmente, Marcén señala que “para algunas zonas, las medidas que se adopten probablemente con la reforma de la PAC en 2022, ya será tarde, pero para otras más valdrá tarde que nunca”.

Un sector pequeño pero muy importante
Aunque a nivel europeo sólo representan el 3,6% del valor total de la producción animal, con un número de 98 millones de cabezas, la ganadería ovina y caprina se extiende sobre amplias regiones, muchas de ellas con importantes desventajas naturales. Un ejemplo notorio es el Reino Unido, en donde los rebaños ocupan el 31% de la superficie agrícola, o países como España, Rumanía e Italia, en donde abarcan el 20% de las tierras. El número de explotaciones se eleva a 850.000 en ovino y a 450.000 en caprino. El censo de ovino se encuentra liderado por Reino Unido, con el 39,5% del total, seguido de España (27,4%), Grecia (15,9%), Rumanía (15,6%), Francia (12,2%), Italia (12,2%) e Irlanda (11%). En caprino, Grecia se sitúa en el primer puesto con el 35 %, seguido de España (21%).

El principal problema al que tienen que hacer frente estos sectores es la caída del consumo de carne de ovino y caprino dentro de la Unión Europea, un 40% en los últimos 15 años pues se ha pasado de 3,6 kilogramos per cápita a unos 2 kilogramos en la actualidad.

Sin embargo, esta ganadería aporta una plusvalía medioambiental incontestable pues ayuda a mantener la biodiversidad y el paisaje de muchas zonas con desventajas naturales o poco fértiles, contribuyendo a la luchar contra la erosión o los incendios. El pastoreo juega un verdadero papel de guardián del medio rural, lo que unido a la vulnerabilidad de las producciones justifica el hecho de que 22 de los 28 Estados miembros hayan decidido otorgar ayudas acopladas a la producción de ovino y caprino por un valor medio anual de 486 millones de euros (una media de 12 euros por cabeza), con el fin de frenar el fuerte éxodo que registran esos sectores desde hace años. El acoplamiento de las ayudas debería mantenerse y de ser posible, reforzarse, en la próxima reforma de la Política Agrícola Común, según las recomendaciones del Foro Europeo secundadas por el PE.


Se puede descargar el Informe completo del PE en el enlace: http://www.agro-alimentarias.coop/ficheros/doc/05694.pdf

Se puede descargar un resumen del Informe del PE en el enlace (en inglés): http://www.agro-alimentarias.coop/ficheros/doc/05695.pdf