Noticias

El convenio de Grano Sostenible dará soluciones a los agricultores de cereal

13-04-2018 Cooperativas Agro-alimentarias

Anove–Geslive, Asaja, Cooperativas Agro-alimentarias de España y UPA, en colaboración con el Gobierno de Aragón, presentan en Zaragoza el Convenio de Acondicionamiento de Grano.

El sector del cereal debe apostar por la innovación si quiere mantener un campo rentable y sostenible, y es importante para ello unir esfuerzos y trabajar en la misma dirección. Esta es una de las conclusiones del desayuno de prensa que, con objeto de presentar el Convenio de Acondicionamiento de Grano, se celebró ayer 12 de abril en Zaragoza organizado por los firmantes de dicho convenio, Anove-Geslive, Asaja, Cooperativas Agro-alimentarias de España y UPA, y que contó con la colaboración del Gobierno de Aragón.

El desayuno, inaugurado por el secretario general de Anove, Antonio Villaroel, contó con una mesa redonda, espacio de debate y coloquio, en la que los distintos participantes abordaron las directrices para la aplicación efectiva del convenio, destacando su importancia y el valor que tiene para este sector estratégico en Aragón.

Durante la presentación, Antonio Villaroel destacó la importancia de la producción de semillas como actividad económica que da valor a la agricultura y remarcó que este convenio supone un modelo sostenible de colaboración entre los agricultores y los obtentores.

Durante su intervención, el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, destacó la importancia de la producción de semillas como actividad tecnológica “donde conocimiento e innovación aportan un gran valor añadido. Aragón tiene en este sector una gran oportunidad y también una gran experiencia”. Olona resaltó que este convenio puede y debe favorecer a los agricultores, así como que supone una buena oportunidad para el desarrollo en la región.

La mesa redonda, presentada y moderada por Miguel Ángel Mainar, director de contenidos de Editorial Agrícola, contó con la participación de Enrique Novales, director general de Alimentación y Fomento Agroalimentario del Gobierno de Aragón; Antonio Villarroel, secretario general de Anove; José Fernando Luna, presidente de Asaja-Huesca; José Víctor Nogués, presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Aragón; y José Manuel Roche, secretario general de UPA en Aragón.

Enrique Novales resaltó el hecho de que las variedades hayan mejorado genéticamente y ello traiga mejoras en rendimiento en campo. Novales apuntó que “toda tecnología e innovación por la que se apuesta, tiene que tener un resultado en la producción”. Además señaló que Aragón es líder en producción de semilla certificada con más de 74 millones de kg (esto supone un 40% del total de semilla de Aragón) y un volumen de negocio de 28 millones de euros, un dato que calificó de “histórico”.

Desde Asaja-Huesca, su presidente, Fernando Luna, destacó que respetar la ley es la máxima de este acuerdo y trabajar para los agricultores es su misión. Como organización apuesta por la clarificación y por ayudar a los agricultores en temas como la simplificación de los trámites.

José Víctor Nogués, por su parte, afirmó que este convenio es interesante para el mercado, empezando desde cero, y que desde las más de 30 cooperativas que ya se han sumado al convenio, representando al 80% de las que realizan acondicionamiento, van a trabajar para lograr que la investigación y la innovación lleguen a los agricultores.

Por su parte, el secretario general de UPA Aragón, José Manuel Roche, apuntó que apuestan por la selección de buena semilla ya que mejor material para nuestras explotaciones da lugar a mayores cosechas. Roche recordó que el cereal supone el 80% de la producción agrícola en Aragón y que el sector debe reaccionar poniendo en marcha mecanismos de solución de los problemas y adelantarse a los mismos, como con este nuevo convenio.

Convenio facilitador
En España solo el 32% de la semilla que se emplea es certificada, y el resto, procede de grano de reempleo. En este caso, si el grano proviene de variedades protegidas por derechos industriales, el productor debe informar al obtentor de la variedad y remunerar a este mediante una retribución que puede ser objeto de acuerdo.

La realidad es que estas obligaciones no se cumplen en muchas ocasiones y que agricultores y obtentores han estado enfrentados por ello hasta el punto de que muchos conflictos han terminado en los tribunales, una situación con la que ambas partes están deseosas de acabar, según se puso de manifiesto en la jornada. Así nace el denominado Convenio marco sobre reempleo de granos para siembra.

De acuerdo con las explicaciones de Villarroel, el convenio es necesario porque a pesar de tener una normativa comunitaria y española al respecto desde hace más de 20 años, existe mucha desinformación en el sector y “no hemos sido capaces de explicar a los agricultores su contenido y su aplicación”.

En este sentido, el sector productor y el sector obtentor han entendido que es necesario un marco de trabajo conjunto y estable en el tiempo que permita apoyar la investigación ante desafíos como el cambio climático, facilitar a los agricultores el cumplimiento de la normativa vigente y potenciar el suministro de semilla de mejor calidad.

En concreto, el convenio concreta la definición de la exención de los pequeños agricultores en el reempleo de semillas, simplifica la gestión al establecer una contribución única para todas las variedades protegidas, modula la contribución en función de los rendimientos medios comarcales y facilita la declaración de datos.

Todos los firmantes están de acuerdo en que el documento es la forma de acabar con el conflicto, ayudar al agricultor a ser más productivo y eficaz y apostar por el desarrollo de la agricultura. También resaltaron que el convenio está abierto para la incorporación de nuevos firmantes en todo momento.