Reportajes

Copiso cumple 50 años con muy buenos resultados

03-05-2017 Diario de Soria

Copiso cumple 50 años con muy buenos resultados y alcanzando como objetivo de grupo empresarial, junto a ICPOR Soria, la producción de un millón de cerdos de cebo. A la vez, se planea dar pasos hacia la producción de carne de cerdo ecológica.

Por Ana P. Latorre (Diario de Soria)


El cooperativismo agrario sigue en auge de la mano de Copiso que, junto a ICPOR Soria (sociedad compuesta por Copiso e Incarlopsa) mantiene el objetivo de producir un millón de cerdos de cebo, lo que seguramente se podría conseguir en 2019. Otro de los retos marcados para los próximos años es dar pasos hacia la producción ecológica y exportar este tipo de carne a países del norte de Europa, donde habría un nicho de mercado importante, tal como anunció recientemente su presidente, Francisco Javier Blanco, en la presentación de los actos del 50º aniversario de Copiso.

La cooperativa mantiene, como en todos estos años, la filosofía de abarcar todo el proceso productivo, desde la recolección de cultivos en la provincia hasta el aprovechamiento de los mismos para la elaboración de piensos que alimenten a los animales de las granjas, tanto propias como integradas. Una de sus señas de identidad es la profesionalización, para mejorar la competitividad y la calidad de la producción de carne de cerdo de gran calidad.

Copiso cuenta con 1.200 socios y una facturación de 115 millones de euros en la cooperativa y 200 millones de euros como grupo en el ejercicio de 2016. En el pasado ejercicio la actividad de Copiso creció un 10% y en el presente podría aumentar un 15%, según las previsiones la entidad. El crecimiento es imparable, incluso supera las expectativas, ya que en los últimos diez años se ha multiplicado por cinco tanto la actividad como la facturación, alcanzando el primer puesto de las empresas de Soria. Es una de las principales cooperativas agrarias de Castilla y León y de España y es referente por su singularidad, al integrar la actividad agrícola y la ganadera, logrando aunar así todo el sector primario soriano.

Copiso ha sabido adaptarse a los tiempos y ha evolucionado notablemente en estas cinco décadas de historia, haciendo una fuerte apuesta por la modernización de las instalaciones y la integración de granjas. En sus instalaciones se van introduciendo técnicas más modernas e innovadoras, como los sistemas de precisión en alimentación para madres y lechones y el procesamiento de datos. Y no hay que olvidar que se cuenta con una nueva fábrica en el polígono de Valcorba (Soria) y que continúa la actividad en el centro de inseminación porcina en Esteras de Lubia.

Producción ecológica
La cooperativa pretende dar pasos hacia la producción ecológica, en la producción de carne de porcino ecológica con sello de calidad y favoreciendo la agricultura de este tipo en la provincia. El proyecto requerirá la adaptación de explotaciones agrarias, desde semillas hasta preparación de la tierra, así como de las explotaciones ganaderas.

Copiso e ICPOR Soria pretenden producir un millón de cerdos de cebo en un par de años, de ahí el gran crecimiento que se registra en estos años. Del total, unos 700.000 se producirán a través de los contratos de integración con ICPOR Soria y 300.000 desde Copiso. En estos momentos, se cuenta con unas 20 granjas de madres, con un total de 30.000 cerdas reproductoras; y unas 250 granjas de cebo, con una media de 1.500 plazas. Igualmente, Copiso ha extendido su actividad a otras zonas como Teruel, Salamanca, Segovia o Cuenca, ampliando también su ámbito de producción al porcino ibérico.

Copiso e ICPOR Soria disponen de una amplia red de granjas productivas en integración, ubicadas principalmente en Soria, pero también en Castilla y León, Aragón y Castilla La Mancha. Son instalaciones modernas que cumplen con las máximas exigencias de controles de calidad sanidad e higiene, tanto de madres para la producción de lechones como de cebaderos, completando así todo el proceso. Hay una apuesta importante por la producción de ibérico de cebo en Salamanca, Segovia o Soria; y una voluntad incipiente de producir ibérico de bellota en Extremadura. Así, el objetivo para 2018 es producir unos 60.000 cerdos de cebo y unos 6.000 de bellota.

La cooperativa cuenta con uno de los mejores centros de inseminación porcina de España, creado en 2004 y gestionado por AIM Soria (AIM Ibérica y Copiso) para garantizar las mejores condiciones sanitarias y mantener estirpes de pureza genética que faciliten la selección adecuada de la raza, lo que es imprescindible para lograr la calidad de la carne que exige Copiso. Se trabaja con diferentes líneas genéticas, en función de las necesidades productivas. En 2016 se realizó una ampliación hasta las 226 plazas de verracos, con 700.000 dosis.

En cuanto al sector del cereal, para la fabricación de piensos, Copiso tiene gran capacidad de almacenaje en sus instalaciones propias y el silo en alquiler de Aliud, propiedad pública que la administración. Es, por tanto, uno de los mayores almacenistas de cereal de Castilla y León. Para mejorar la calidad de esos cereales, Copiso ofrece a sus socios siete seleccionadoras de semillas en la provincia y los servicios agrícolas más completos para asesorar al agricultor en la adquisición de productos fertilizantes y fitosanitarios, así como en técnicas de labores agronómicas.


Historia
Copiso se constituyó en 1967, gracias al esfuerzo y entusiasmo de un grupo de 21 ganaderos y agricultores de la provincia de Soria que consideraron la necesidad de crear una Asociación Cooperativa Provincial para defender sus productos y rentabilizar sus explotaciones. En un principio, se puso en marcha la Sección de Piensos, para ofrecer a los ganaderos productos de mayor calidad y a precios más económicos y, posteriormente, se incorporó la comercialización de cerdos.

En 1969 comenzó la construcción de la primera fábrica de piensos, que producía 10 toneladas cada hora, y comenzó a funcionar la Sección de Cultivos, para fabricar piensos con los productos de los propios agricultores sorianos. Así, se inició la comercialización de cereales y la comercialización de fertilizantes, semillas, herbicidas y otros productos para los socios. La formación en técnicas agronómicas, la práctica de cultivos o la creación de campos de ensayos fueron otras iniciativas que se impulsaron para apoyar el desarrollo agrario.

En 1970 aumentó el número de socios, así como las operaciones comerciales, por lo que se acometieron diversas inversiones para construir silos, almacenes o seleccionadoras en las diferentes comarcas de Soria. En 1978, Copiso amplió su fábrica, aumentando su capacidad de producción a 30 toneladas la hora ante la gran demanda de un sector porcino que crecía considerablemente. En los años siguientes, la cooperativa fue aumentando su actividad, actualizando sus instalaciones con la renovación de las seleccionadoras y con la construcción de un secadero de girasol y maíz. También se pusieron en marcha las asociaciones profesionales agrarias de cereales, girasol o porcino y se ampliaron los servicios a los socios (reparto de gasóleo).

Pero 1995 marcó un antes y un después en la actividad de Copiso, con la puesta en marcha del Primer Plan Estratégico de Porcino en Soria, que ha llevado a la cooperativa a quintuplicar la facturación en los últimos 20 años. Supuso, además, un gran aumento de las granjas en integración y de la producción de cerdos.

En un ascenso imparable, en el año 2015 se puso en marcha la nueva fábrica de piensos en Valcorba, para poder hacer frente al aumento de la demanda por parte de los socios. Con una inversión de 30 millones de euros y una superficie de 80.000 metros cuadrados, la nueva fábrica cuenta con la última tecnología y produce 50 toneladas por hora.

Copiso ha crecido exponencialmente en estos 50 años y, aunque a corto plazo no se piensa dar el salto a la transformación y a la industria, tampoco se descarta hacerlo a medio o largo plazo. De todos modos, Copiso está centrada ahora en lo que ha demostrado que sabe hacer muy bien, que es producir ganado porcino, con competitividad, calidad y profesionalidad. De hecho, Copiso es la primera cooperativa productora de porcino de España, con un gran reconocimiento a nivel nacional e internacional.