Reportajes

Cooperativas más grandes, potencian la Igualdad

01-10-2021 Cooperativas Agro-alimentarias

Los procesos de integración cooperativa también se presentan como una herramienta para que las mujeres puedan liderar procesos transformadores en el ámbito rural.

La Asociación de Mujeres de Cooperativas Agro-alimentarias de España, AMCAE, celebró el pasado 30 de septiembre en Valencia una de las Jornadas del programa “Mujeres de Cooperativas: Agentes de cambio para la sostenibilidad de lo rural”, que se está desarrollando en distintos territorios -y cuyos encuentros se pueden seguir online- y que está dirigido especialmente a las mujeres del sector cooperativo agroalimentario, en este caso, de cooperativas de la C. Valenciana.

Este programa, que se desarrolla gracias a la colaboración del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), responde a las necesidades de las mujeres del entorno rural, con especial atención a las socias de nuestras cooperativas. Las jornadas pretenden ofrecer nuevas oportunidades, tanto formativas como informativas, para posicionar a las mujeres en puestos de representatividad y gobernanza de las cooperativas.

Esta jornada celebrada en Valencia puso el foco, además, en mostrar cómo se pueden afrontar procesos de integración en empresas cooperativas sin dejar de lado la perspectiva de género. La jornada fue conducida por Miriam Mestre, responsable de Igualdad de Cooperatives Agro-alimentàries C. Valenciana, que presentó a las dos primeras ponentes: Pilar Alguacil Marí, directora de la Cátedra de Cooperativas Agroalimentarias, y Cristina Garrido Chamorro, de Cooperativas Agro-alimentarias de España.

Pilar Alguacil realizó un exhaustivo repaso a los distintos procesos de integración cooperativa, señalando la necesidad de trasladar los conocimientos adecuados para que las mujeres puedan participar de manera activa, puedan opinar, proponer y también oponerse. En opinión de Pilar Alguacil "la presencia de mujeres en los equipos de dirección de las cooperativas en estos procesos de fusión e integración, ha sido fundamental". La creación de agrupaciones de cooperativas con intereses comunes por los que trabajar favorece, paralelamente, la incorporación de medidas y políticas de género. "En los procesos más elaborados de fusión es donde se nota el ánimo de las mujeres, el sentimiento de las mismas por no dejar fuera a ninguna persona", apuntó.

A continuación, Cristina Garrido explicó las distintas herramientas de integración cooperativa existentes, haciendo un recorrido por el tipo de ayudas destinadas a este concepto. Señaló que "la integración nos hace más competitivos, más eficientes, más innovadores con la intención de llegar a nuevos clientes y mercados. La dimensión es importante, pero no es lo más importante. La gestión interna, el liderazgo y la estrategia son las claves y, en ese sentido, la cooperativa es el alma para liderar el proyecto".

Tanto Cristina Garrido como Pilar Alguacil coincidieron en que la formación y la comunicación son fundamentales para concluir con éxito los procesos de fusión.

Una mesa llena de buenos ejemplos
La jornada continuó con una mesa redonda sobre buenas prácticas en integración cooperativa, en la que participaron Lourdes Falcó Segarra, consejera del grupo cooperativo Intercoop (C. Valenciana), Carmen Rodríguez Rodríguez, vicepresidenta de CLUN (Galicia) y Noelia Aparicio Martínez, vocal del Consejo Rector de Consorcio de Promoción del Ovino (Castilla y León). Moderó el debate Cati Corell Martires, responsable de producto de la Cooperativa de Viver.

Las participantes se mostraron convencidas de que la perspectiva de genéro contribuye favorablemente para iniciar y desarrollar procesos de integración cooperativa. Carmen Rodríguez destacó que las mujeres tienen una personalidad mediadora y conciliadora que favorece estos procesos.

Al explicar cómo habían sido los procesos de integración en los que habían participado en sus respectivas cooperativas, las ponentes coincidieron en señalar que se trata de procesos muy complicados, difíciles, "lentos y tediosos". Afirmaron que es primordial que los Consejos Rectores estén convencidos de la integración y apuesten por ello, que el socio se sienta valorado y que todos los trabajadores estén en la misma línea, gerentes, técnicos, trabajadores, etc. Todas las ponentes también subrayaron que es fundamental la comunicación constante con los socios en las diferentes fases del proceso, para que todo el mundo se sienta informado y parte del proceso. "Los egos y personalismos deben quedar fuera", dijo Carmen Rodríguez, mientras que Noelia Aparicio también apuntó que en el caso de su cooperativa "una gran dificultad fueron los personalismos y las dudas generadas en los proveedores", por lo que la transparencia durante todo el proceso de integración es fundamental.


Lourdes Falcó, por su parte, puso en valor la relación del socio con su cooperativa y viceversa. "La cooperativa permite hacernos más grandes". En este sentido, cuando varias cooperativas se unan, "es posible ofrecer más servicios a los socios y permite una mayor capacidad de comercialización". "Desde el Consejo Rector queremos que los agricultores tengan una gama de productos necesarios, dar servicio rápido y al mejor precio posible. Para ello es fundamental ir creciendo".

En este punto, Cati Corell hizo hincapié en que las fusiones e integraciones se han convertido hoy en día en un paso "para sobrevivir" en un mercado cada vez más competitivo y amplio.

Mujeres y Titularidad Compartida
Carmen Martínez, responsable de Igualdad de Cooperativas Agro-alimentarias de España hizo hincapié en la Ley de Titularidad Compartida como factor clave para conseguir que más mujeres puedan acceder a ser titulares de sus explotaciones e incrementar así la base social de las cooperativas, condición sine qua non para acceder a los puestos de gobernanza y responsabilidad de estas empresas. Igualmente puso en valor la aprobación del RD en el último Consejo de Ministros, que dota con 1.000.000 euros el presupuesto para apoyar que más mujeres soliciten la Titularidad Compartida.

Noelia Aparicio señaló que no han detectado grandes cambios respecto a la participación de las mujeres antes o después de los procesos de integración. "Con cooperativas más grandes hay un volumen mayor de mujeres empleadas, pero en los puestos de decisión todavía no se nota. En el caso del Consorcio de Promoción del Ovino, el Consejo Rector nuevo parte de la fusión de los anteriores en los que no había más mujeres". Destacó igualmente el instrumento de la Ley de Titularidad Compartida para que las mujeres que ya están en las explotaciones llegen a la titularidad.

Carmen Rodríguez, la única mujer en el consejo rector de la cooperativa CLUN, comentó que a través del grupo de mujeres de la cooperativa, hay más mujeres que empiezan a estar motivadas para asumir nuevos puestos. Por tanto, desde el momento en que se crean grupos o redes de mujeres, se genera un movimiento "esperanzador", concluyó.


VIDEO COMPLETO:





Contacta con nosotros