Reportajes

Una PAC sólida para fortalecer el proyecto europeo

11-07-2017 Cooperativas Agro-alimentarias

El sector agroalimentario, y la economía en general, están asistiendo a un verdadero cambio de modelo tras la grave crisis económica iniciada en 2008. La vuelta a la senda del crecimiento económico, afrontar los desafíos medioambientales y sociales en un mercado globalizado, los efectos del BREXIT en la UE, y un modelo de relaciones multilaterales del comercio internacional en crisis, son retos de enorme envergadura que el sector agroalimentario está afrontando.

Los sectores productor agrícola y ganadero español y europeo necesitan una PAC que permita una actividad productiva rentable y sostenible, capaz de afrontar estos retos, y para ello se necesita presupuesto y recursos suficientes, acompañados de instrumentos diseñados adecuadamente.

La PAC, una política para el conjunto de la sociedad europea

La PAC es la principal política que gestiona el sector agroalimentario europeo, pero mucho más que una política para el campo y el mundo rural.
Gracias a la PAC, la sociedad europea puede disfrutar de una extraordinaria variedad de alimentos con los estándares de seguridad alimentaria más elevados del mundo.

Además, el sector agroalimentario es un motor económico de la UE, particularmente de España. El conjunto del sistema (producción agraria, comercio, industria alimentaria, distribución y comercio exterior) generó 108.000 millones/€ en 2015, lo que representa un 10,05% del PIB, sólo por detrás del sector turismo (11,46% del PIB). Respecto al empleo, el conjunto de la cadena agroalimentaria proporciona alrededor del 12% del empleo. Se trata, por tanto, de un sector líder desde el punto de vista económico y con balanza comercial con el exterior que crece año tras año, demostrando su potencial y capacidad competitiva.

El sector agroalimentario es el principal actor sobre el territorio ocupando alrededor del 80%. Por ello, los sectores agrícola y ganadero se constituyen como elementos fundamentales en la gestión del territorio, en la conservación del paisaje y la cultura de los pueblos, con todas sus implicaciones demográficas y medioambientales. La actividad económica que se desarrolla en el medio rural es responsable del mantenimiento de la población en las zonas rurales, y de la conservación de los recursos naturales.

Por último, no podemos olvidar que la PAC es la única totalmente integrada en la Unión Europea. Podemos afirmar que nació con el proyecto europeo y se ha mantenido como la principal y casi única política realmente común durante los 60 años de historia de la UE. En estos momentos de dudas y de desconfianza en las instituciones comunitarias, la PAC juega un papel fundamental en su contribución a la consolidación de un proyecto europeo renovado que satisfaga las aspiraciones de sus ciudadanos.

DESCARGAR DOCUMENTO COMPLETO DE PROPUESTAS

ORIENTACIONES Y PROPUESTAS

Proponemos 10 orientaciones estratégicas con propuestas clave para diseñar la nueva PAC y los nuevos instrumentos capaces de conseguir la sostenibilidad y el diseño de un sector productor español y europeo para la próxima década:

I. Una PAC sólida, económica y común que mantenga su presupuesto
La PAC deberá seguir siendo la política económica comunitaria del sector agroalimentario y muy vinculada al sector productor.

Proponemos
- Debe haber un presupuesto suficiente y comunitario que mantenga como mínimo su dotación presupuestaria actual para la PAC. Cooperativas Agro-alimentarias de España es contraria a la renacionalización. La cofinanciación con fondos nacionales deberá ser coherente y posible para todos los Estados miembros, sin menoscabar la competencia ni la continua construcción del mercado único comunitario.
- La estructura de la actual PAC en dos pilares es adecuada para la adaptación de los instrumentos propuestos, combinando la estrategia europea con la necesaria adaptación a nivel nacional y regional. Esto implica un primer pilar completamente financiado por la UE incluyendo las medidas de mercado y los pagos directos; y un segundo pilar cofinanciado en el marco de las políticas de desarrollo rural de carácter estructural.

II. Incentivar la integración cooperativa y su dimensión relevante en el mercado para reequilibrar la cadena valor. El papel relevante de las Organizaciones de Productores Empresariales (OPE)
Es necesario diseñar instrumentos que incentiven la integración de los productores en cooperativas, o en organizaciones de productores empresariales (OPE) similares al modelo cooperativo. Este objetivo es una condición básica para reequilibrar la cadena de valor, permitir que las explotaciones de sus socios sean más competitivas en el mercado y más eficientes y respetuosas con el medioambiente.

Proponemos:
- El fomento a través de la priorización de las inversiones finalistas con cofinanciación comunitaria de cooperativas/OPE en el primer y segundo pilar de la PAC, así como en las explotaciones de sus socios en el campo de la producción, transformación, comercialización, innovación, medidas para la mejora del medioambiente o lucha contra el cambio climático. Un ejemplo de instrumento comunitario de esta propuesta es el actual régimen de las frutas y hortalizas en el primer pilar de la PAC, que prevé ayudas finalistas cofinanciadas por la UE a través de las OPE de frutas y hortalizas a partir de un programa operativo. Este modelo debe extenderse al resto de sectores.
- La definición de una OPE a nivel comunitario deberá incluir la comercialización de la producción de sus socios, contar con un plan empresarial a medio plazo que asegure la continuidad de la estructura productiva o comercial, recursos propios y una estructura profesional que dé servicios a sus socios productores. En ningún caso podrá tratarse de entidades representativas cuyo objetivo no sea la comercialización de la producción de sus socios. El refuerzo de las OPE es una de las recomendaciones de la Task Force de Mercados del pasado mes de noviembre.
- Para alcanzar la dimensión relevante y el reequilibrio de la cadena de valor, los Estados miembros podrán establecer, en función de su estructura de la cadena, unos criterios mínimos de reconocimientos para Cooperativas u OPEs que tenga en cuenta el número de productores socios y de producción comercializada. Junto a esos criterios mínimos, deberán definirse unos ratios y objetivos de cumplimiento por Estado miembro que, transcurrido un plazo a determinar y nunca inferior a 4 años, servirá para la evaluación de la medida, proponer la modificación de los criterios de reconocimiento en el caso de que los mínimos no estén dando el resultado esperado en cuanto a una mayor integración y organización del sector productor.
- En el marco del segundo pilar, proponemos el mantenimiento de la convivencia de un PDR estatal con los regionales que cubra las necesidades de integración e inversión en competitividad que superen el ámbito de actuación de las regiones.
- Las cooperativas/OPE no estarán sometidas a la limitación de PYME actualmente en vigor para determinadas medidas de la PAC, puesto que estas empresas son el sumatorio de las cientos o miles de explotaciones de sus socios productores, que son empresas de dimensión pequeña o micro empresa.

III. Gestionar los mercados para mitigar la volatilidad, prevenir crisis y dar mayor seguridad a la renta de los productores
Es necesario reforzar los instrumentos de gestión de mercados públicos y privados para prevenir crisis. Los actuales no están a la altura porque se activan cuando la crisis se ha desatado, generan alarma social y un gasto de presupuesto público destinado a ayudas coyunturales que no sirven para fortalecer al sector ante la siguiente crisis.

Proponemos:
- Habilitar instrumentos de gestión de mercados públicos y privados destinados a prevenir crisis de mercados. En referencia a los instrumentos de gestión de mercados privados se activarán a través de la concertación de grupos de empresas o asociaciones de cooperativas/OPEs que abarquen una representatividad mínima de la producción o, si el acuerdo es posible, en el seno de las Interprofesionales a través de un mecanismo de extensión de norma de cumplimiento obligatorio. La recomendación de la Task Force de los Mercados sobre la necesidad de crear observatorios de mercado en el seno de la Comisión Europea avanza en la misma línea que esta propuesta.
- Necesidad de contar con una reglamentación comunitaria que aporte seguridad jurídica y adapte la aplicación del derecho de la competencia a la realidad del sector agroalimentario y la situación de la cadena de valor.
- El diseño de instrumentos de gestión de riesgos de mercados, como las propuestas de seguro de rentas, no pondrán en peligro o cuestionarán el funcionamiento de los sistemas de seguros agrarios nacionales existentes. En cualquier caso, un seguro de rentas no podrá sustituir la gestión preventiva de las crisis, sino que actúa para paliar los efectos de una crisis.

IV. Mantenimiento y refuerzo de los regímenes específicos de las Frutas y Hortalizas y Vino
Por sus objetivos y configuración es fundamental proteger y mantener el actual régimen de frutas y hortalizas basado en las OPFH y programas operativos en futuras reformas de la PAC. Es necesario seguir estudiando y mejorando los instrumentos de gestión de crisis fuera de lo que ya existe en el marco de los Programas Operativos, que no están diseñados para crisis graves de mercados de todo el sector, sino para contingencias de la propia OPFH durante la campaña.
Es imprescindible la continuidad del programa de apoyo al sector vitivinícola español en el periodo 2019-2023, para seguir fortaleciendo las estructuras productivas, la mejora de la competitividad, su adaptación al mercado, la internacionalización, el incremento de las exportaciones de las producciones españolas y reducir los impactos medioambientales.

Proponemos
- Mantener y prorrogar los actuales programas de apoyo al sector vitivinícola.
- Estos modelos no solamente deben mantenerse, sino extenderse a otros sectores por considerar que son instrumentos adaptados a sus necesidades específicas para mejorar la competitividad.

V. Promover un modelo de pagos directos que prime la actividad productiva y transparente, y unos pagos asociados vinculados a objetivos en el mercado
Los pagos directos desacoplados seguirán siendo un elemento central de la futura PAC. No obstante, este mecanismo palía una situación individual, pero la evidencia demuestra que no son una respuesta única y eficaz para un sector económico en un mercado afectado por continuos episodios de volatilidad, especialmente cuando estos siguen vinculados a una referencia histórica individualizada desconectada en muchas ocasiones con la realidad que los originó. Sin entrar al debate sobre el modelo de pagos directos, estamos convencidos que las ayudas deben llegar a aquellos que están y participan en una actividad productiva y económica transparente.
El debate agricultor profesional y no profesional no aborda la complejidad de esta cuestión, puesto que plantea un conflicto entre diferentes tipos de agricultura que son perfectamente compatibles. Una fiscalización de los perceptores de pagos directos es clave para evitar la competencia desleal entre productores y entre empresas, evitando la proliferación del mercado negro. Para las cooperativas, que son entidades transparentes y las más fiscalizadas, suponen una competencia desleal que desincentiva la entrada de nuevos productores en las mismas.

Proponemos:
- Que la percepción de los pagos directos a los agricultores y ganaderos en el marco de la PAC se vincule al cumplimiento de sus obligaciones legales en cada Estado miembro. Especialmente en materia fiscal y laboral.
- Es necesario mantener pagos directos asociados a la producción vinculados a objetivos de mercado, producciones vulnerables o en zonas con limitaciones geográficas (insulares o zonas de montaña). En el diseño de los pagos asociados se podrá permitir un diseño que incentive la integración en una cooperativa u OPE, para jóvenes, la innovación, la calidad diferenciada a través de figuras reconocidas y/o la agricultura en zonas con limitaciones geográficas (zonas de montaña o insulares).
- En el caso de mantenerse en la futura PAC un tramo de pago directo para jóvenes, es necesario que se adapte su aplicación a las explotaciones bajo forma cooperativa para evitar que estos pierdan sus incentivos a la hora de incorporarse a las mismas.
- Cualquier limitación o capping de pagos directos deberá tener en cuenta la particularidad de las cooperativas agrarias, puesto que son el sumatorio de las explotaciones de sus socios productores.
- Tener en cuenta la especificidad de la agricultura mediterránea en general, y en particular, adaptar el CAP a los pastos mediterráneos.

VI. Una reglamentación europea de las Prácticas Comerciales Desleales (PCD)
España cuenta con un buen modelo de ley de la cadena alimentaria que ha optado por un control de las PCD a través de un enfoque mixto regulatorio y voluntario. Cuenta con una autoridad pública independiente que controla, fiscaliza y sanciona el incumplimiento de la ley, y un código de buenas prácticas comerciales de adscripción voluntaria. Esta reglamentación se activa ante la existencia de PCD. Este es el modelo que debería asumir la UE bajo una reglamentación común, y desarrollada en cada Estado miembro en función de su realidad, como ha propuesto la Task Force de Mercados. Si el problema es europeo, el marco reglamentario también deberá ser europeo.

Proponemos:
- Fomento de un modelo europeo de la reglamentación de las PCD.

VII. La innovación como un medio clave para mejorar la gestión del medioambiente y la lucha contra el cambio climático
La agricultura no es el problema sino parte de la solución ante los retos medioambientales y la gestión y lucha contra el cambio climático. La producción agrícola y ganadera debe seguir siendo una actividad económica competitiva, cumpliendo al mismo tiempo con las obligaciones del exigente modelo de producción europeo y las que impondrán los compromisos adquiridos por la ratificación del acuerdo COP21 de lucha contra el cambio climático. Por tanto, son necesarias políticas de inversión e innovación que ayuden a nuestras empresas a adaptarse y a convertir este cambio de modelo productivo y energético en una oportunidad. La generación de eficiencias y economías de escala a través de la integración y la cooperación de los productores será, una vez más, clave para que el productor pueda participar y beneficiarse de estos cambios.

Proponemos
- Potenciar la participación del sector productor en los programas comunitarios de innovación del HORIZON 2020 y posteriores.
- Seguir reforzando el enfoque de las Agrupaciones Europeas para la Innovación. Mejorando su alcance y dotación.
- En la concesión y financiación de los proyectos de innovación se debería tener en cuenta de manera positiva y prioritaria los enfoques colectivos y el impacto en su mayor número de explotaciones de agricultores y ganaderos.
- La asistencia técnica y el asesoramiento a los productores en el marco de los PDR debe seguir siendo una línea fundamental para la mejora de la competitividad y la sostenibilidad del sector productor. Las cooperativas y OPE reconocidas, o sus entidades representativas, deberían ser reconocidas y poder licitar a la prestación de este servicio de formación y asesoramiento.


VIII. La sanidad animal y vegetal, su investigación
La lucha frente a las enfermedades vegetales y animales debe ser una prioridad para mantener una agricultura y ganadería competitiva y ofrecer a los consumidores productos con las máximas garantías, siendo necesario para ello una mayor implicación de las instituciones comunitarias. Los Estados Miembros periféricos deben acometer una serie de medidas sanitarias con el objeto de evitar la entrada de enfermedades, plagas o especies invasoras procedentes de terceros países en territorio comunitario, sirviendo de barrera para el conjunto. La UE debería participar con un mayor presupuesto para financiar estas medidas que benefician al conjunto, y no deberían ser asumidas totalmente por el Estado miembro afectado. Por otro lado, es fundamental una mayor implicación pública comunitaria en la búsqueda de tratamientos y alternativas para la lucha frente a enfermedades, esto es especialmente importante en las especies y cultivos menores, ya que por su reducida dimensión hace poco rentable la investigación y la inversión por parte del sector privado.

Proponemos:
- La creación de un programa comunitario integrado política y financieramente de las fronteras de la UE para el control y prevención de entrada de enfermedades, plagas y especies invasoras.

IX. Rejuvenecer el sector y una mayor inclusión de la mujer en la actividad agrícola
La falta de relevo generacional del sector productor es una realidad. Un sector rejuvenecido es indispensable para mantener la competitividad y abordar la necesaria reestructuración del sector en la próxima década. Serán los jóvenes quienes deberán aplicar la nueva visión y afrontar los nuevos retos. Para ello, es necesario lograr un sector más atractivo, mejorando su rentabilidad y su competitividad. El modelo cooperativo es por su vinculación con el territorio un instrumento ideal para impulsar el relevo generacional de manera sólida y sostenible en el tiempo.
Por otro lado, la inclusión de la mujer en los consejos rectores y en la gestión de las cooperativas es otro elemento necesario para modernizar el sector. Una participación más activa de la mujer en la actividad será un catalizador de mayores servicios en las zonas rurales

Proponemos:
- Mantener y reforzar las medidas de apoyo a la incorporación de jóvenes, especialmente en el marco a la integración en estructuras empresariales tipo cooperativa en los PDR.
- Fomento a través de los PDR de programas de apoyo a la formación, liderazgo y gestión a la incorporación de la mujer que le ayuden a adoptar un papel más preponderante en su explotación y en la participación de los órganos de gobierno de las cooperativas.

X. Política Comercial Internacional: fomentar a la UE como Entidad Única y seguir promocionando los productos y el modelo productivo de la UE en terceros países
Por su posición de liderazgo mundial en la importación y exportación de productos agroalimentarios, el objetivo fundamental de la estrategia y política comercial de la UE es conseguir acuerdos equilibrados y recíprocos que fomenten y protejan el modelo de producción europeo. La UE debe ser considerada una entidad única en la negociación y firma de los acuerdos internacionales y en su gestión posterior, es decir, en la apertura a las importaciones y de los mercados de exportación.
No es coherente ni equilibrado abrir los mercados de 28 Estados miembros con la firma de un acuerdo y que cada Estado miembro tenga que negociar paralelamente los protocolos de exportación por producto y por país.

Proponemos:
• A corto plazo la entidad única de la UE debe lograrse a través de la coordinación de la Comisión Europea con los Estados miembros en materia de exportaciones a terceros países, especialmente en la negociación y uniformización de las condiciones y protocolos de exportación. A medio y largo plazo la Comisión Europea debería ser la institución encargada de desarrollar una política comercial común, tanto en la firma de acuerdos como en su gestión posterior.
• El objetivo es conseguir una política comercial coherente, sólida, equilibrada entre sectores y países, y que defienda en el mundo los objetivos del modelo de producción comunitario, a través de una actuación conjunta de la UE.
• Las políticas de promoción de productos agrarios en la UE deberán seguir siendo un eje fundamental en el fomento de la internacionalización, con especial atención y priorización a los productos agrícolas del anexo I, para que sus beneficios tengan un impacto más directo en los productores.


Documentos relacionados