Noticias

La producción española de forrajes deshidratados en la campaña 2021-22 superó las 1.450.000 toneladas

26-04-2022 AEFA

El pasado 31 de marzo de 2022 finalizó la campaña de la alfalfa en España con una producción de forrajes deshidratados de 1.450.523 toneladas, lo que representa un descenso del 1% con relación a la campaña pasada donde se produjeron algo más de 1.465.000 toneladas.

Las zonas productoras donde el cultivo ha logrado incrementar su producción han sido Extremadura y Castilla y León con un crecimiento de un 20 y 9% respectivamente. En Aragón y Castilla-La Mancha, se han mantenido las producciones del pasado año, mientras que en el lado negativo se encuentran Andalucía donde se ha perdido un -17%, Cataluña con un descenso de un - 7% y Navarra donde la producción de forrajes deshidratados cae un -2%.

La distribución de los productos fabricados por las industrias deshidratadoras españolas durante esta última campaña ha sido la siguiente; las balas de alfalfa deshidratada han sido el principal producto transformado con el 56,3% del total, seguido de los pellets de alfalfa con el 21,9%, el 13,7% ha correspondido a “otros forrajes” (festuca, ray grass, vezas…), mientras que el forraje mix y la avena forrajera deshidratada han supuesto un 4,1 y 3,9 % respectivamente.

Rendimiento de la alfalfa durante la campaña 2021-22
La alfalfa en líneas generales ha tenido un buen rendimiento en el campo y la producción, tanto en cantidad como en calidad la podemos considerar bastante positiva. Las condiciones climatológicas han acompañado y se ha podido trabajar con comodidad en el campo como consecuencia de ello se pudo obtener un buen tonelaje de las calidades más altas.

Año comercial
Desde el punto de vista de las ventas de forrajes deshidratados, la campaña 2021/22 comenzó lenta y con bastantes dudas, centradas especialmente en los fletes marítimos y con un mercado nacional en horas bajas. Con el paso de los meses la situación ha ido variando y la demanda se ha incrementado notablemente, especialmente en los mercados internacionales, donde las cifras de exportación han sido bastante buenas.

Incertidumbre de cara a la nueva campaña
El sector inicia una nueva campaña con bastante incertidumbre, derivada especialmente del brutal encarecimiento de los costes de transformación que van a sufrir las industrias. Esperamos que el mercado continue demandando productos deshidratados al ritmo que lo ha hecho en el último semestre de la campaña, especialmente el mercado internacional, del que dependen cerca del 80% de nuestras ventas.