Noticias

El sector hortofrutícola europeo pide soluciones fitosanitarias y criterios de reciprocidad para las importaciones

01-06-2022 Cooperativas Agro-alimentarias

En el plenario del Comité Mixto de Frutas y Hortalizas, el sector clama unánime ante las administraciones por soluciones fitosanitarias para sus producciones y por la aplicación inmediata del criterio de reciprocidad sobre las importaciones de terceros países.

El Comité Mixto de Frutas y Hortalizas volvió a reunir ayer 31 de mayo, a los profesionales y a las administraciones de España, Francia, Portugal e Italia. Un encuentro que por primera vez se celebraba en Lisboa y presencialmente después de los dos años del parón como consecuencia de la pandemia. La delegación de Cooperativas Agro-alimentarias de España estuvo liderada por el presidente del Consejo Sectorial de Frutas y Hortalizas, Juan Antonio González.

En la primera parte de la reunión se analizaron las principales conclusiones de los siete Grupos de Contacto celebrados a lo largo de 2021 y 2022, centrados en las producciones de pera-manzana, uva de mesa, tomate, cítricos, ajo, fresa y melocotón-nectarina, respectivamente. El debate se caracterizó por la unanimidad del sector para identificar las principales dificultades de su actividad, entre las que destacaron los problemas de viabilidad, como consecuencia de la ausencia de tratamientos fitosanitarios disponibles en la UE. Los productores siguen reclamando reiteradamente una estrategia coordinada y coherente de los cuatro Ministerios para utilizar al máximo las herramientas que aún ofrece Bruselas, para poner a disposición de este sector medios de lucha contra las enfermedades que cada año atacan sus producciones, y para racionalizar el ritmo de aplicación de la Estrategia de la Granja a la Mesa, teniendo en cuenta no solo la viabilidad medioambiental sino también la viabilidad económica de las explotaciones europeas.

En este sentido, en la segunda parte de la reunión, las administraciones expusieron los avances hacia el objetivo de la “reciprocidad” -especialmente durante la presidencia Francesa del primer semestre 2022- para imponer, al producto importado desde terceros países, los mismos estándares de producción que se exigen en la UE. El sector reconoció el punto de inflexión en la política comercial de la UE, promovida por las administraciones de los países del Comité y anunciada por las instituciones comunitarias el año pasado, pero lamentó que los resultados no estén llegando al ritmo necesario.

Así, Cooperativas Agrio-alimentarias de España señaló que, mientras la condicionalidad medioambiental de puertas adentro está perfectamente programada y cuantificada y ya plasmada en reglamentos y en los propios planes estratégicos de la PAC, las posibilidades de aplicar el mismo nivel de exigencia a los países extracomunitarios es solo una declaración de intenciones: pertinente, justa, muy bien recibida en el sector agrario, pero sin efectos prácticos en el corto-medio plazo.

Como consecuencia del desfase de la velocidad imprimida a las políticas comunitarias, todos los profesionales advirtieron del riesgo de deslocalización de la actividad hortofrutícola hacia regiones del mundo mucho menos seguras que la UE en términos de protección del medio ambiente y de la salud de las personas. Sucesivamente, desde los grupos de contacto, se señaló la pérdida de espacio de las producciones europeas en el mercado comunitario a favor de importaciones introducidas en la UE en condiciones de ventaja competitiva (Marruecos, Egipto, Turquía, Sudáfrica, China, etc.) y pidieron a las administraciones que garanticen a los agricultores europeos la posibilidad de competir dentro de su mercado en igualdad de condiciones.

Tratamiento en frío para las naranjas importadas
En el ámbito de la protección fitosanitaria, las organizaciones de los cuatro países reconocieron el buen trabajo de las administraciones nacionales y de la Comisión, hasta lograr la imposición desde Bruselas del Tratamiento en frío para las naranjas procedentes de países contaminados de Thaumatotibia Leucotreta, y animaron al Comité a seguir trabajando en ese sentido para obtener resultados también en otras producciones y otros terceros países peligrosos, para evitar la entrada de nuevas plagas en la UE.

El encuentro entre profesionales y administración analizó también las circunstancias difíciles en las que se están desarrollando las campañas de los productos hortofrutícolas analizados. Así, las organizaciones de productores y cooperativas pudieron explicar ante los altos funcionarios de sus administraciones la tensión extrema del mercado comunitario que están padeciendo en la mayoría de las producciones, como consecuencia de varios factores: la escalada de costes de producción y los problemas de disponibilidad de mano de obra; la merma económica por problemas fitosanitarios; la presión de las importaciones desde terceros países en condiciones ventajosas; el desvío de los envíos tradicionalmente dirigidos a los mercados de la Europa del Este hacia el mercado comunitario como consecuencia de la guerra; la enorme presión sobre los precios de la Distribución y la pérdida de poder adquisitivo del consumidor. Como consecuencia, son varias las producciones con registros de precios para el agricultor muy por debajo de sus costes de producción, según concluyeron.

Finalmente, los profesionales señalaron el impacto de las circunstancias climáticas adversas que también están complicando su actividad y que se han multiplicado en las últimas campañas, destacándose los problemas de sequía y las heladas primaverales, que este año han impactado especialmente a España, pero el año pasado devastaron Italia o Francia.

Como consecuencia de todas las turbulencias y factores de desestabilización identificados, se recordó antes de finalizar la reunión, que varias organizaciones y las propias administraciones trabajan actualmente con la Comisión para lograr la modificación del marco normativo comunitario sobre programas operativos con el fin de flexibilizar determinadas condiciones de gestión y financiación.

Profesionales y administración concluyeron el encuentro congratulándose del buen clima de trabajo en el seno de los grupos de contacto. Siendo este foro representativo de más de la mitad de la producción hortofrutícola europea, todos reconocieron la necesidad de profundizar en esa colaboración de cara a abordar los múltiples frentes abiertos y lograr posiciones comunes y avances en sus principales objetivos y retos.