Noticias

Jornadas de Otoño en COVAP: el agua como eje principal del desarrollo de España

21-11-2022 Cooperativas Agro-alimentarias

En las Jornadas de Otoño de la Fundación Ricardo Delgado Vízcaíno, el presidente de Agbar aboga por posicionar el agua como eje principal del desarrollo de España. Las jornadas abordaron en su último día el presente y el futuro de tres ejes capitales de las preocupaciones de la sociedad y del panorama económico actual: energía, agua y cambio climático.

Agua, energía y cambio climático fueron los tres ejes que centraron las Jornadas de Otoño de la Fundación Ricardo Delgado Vizcaíno. El presidente ejecutivo de la Sociedad General de Aguas de Barcelona SA (Agbar) y senior vicepresidente de Veolia, Ángel Simón Grimaldos, expresó que la solución a los problemas del agua tiene que ser territorial y destacó que “la política de infraestructuras no es suficiente para regular una política de agua. Necesitamos una gobernanza que ponga la gestión del agua como eje principal del desarrollo del país”.
Con la agricultura y ganadería gastando el 70% de los recursos, el ponente avanzó que “el sector va a tener que pensar en economía circular en todo, en los residuos, sí, pero también en el tema energía y en el agua”. Además, vaticinó que las sequías serán cada vez más frecuentes, creciendo el porcentaje de población que va a vivir en regiones con estrés hídrico. La reutilización en las grandes ciudades, en la industria y en la agricultura ha sido la gran apuesta por el presidente de Agbar como parte de la solución del problema, mientras que la desalinización es una solución territorial. “Sí tiene solución porque tenemos el conocimiento y las capacidades técnicas; contamos con las soluciones de gestión integrada y podemos conocer las infraestructura de resilencia urbana. Simplemente, lo que tenemos que hacer es gobernanza y situar el agua en el centro de nuestras políticas”, finalizó.

Energía, agricultura y ganadería
La variedad de temáticas marcó la última sesión de las Jornadas de Otoño, que comenzó con la ponencia de Marina Serrano González, abogada del Estado y presidenta de Asociación de Empresas de Energía Eléctrica (Aelec). Su intervención estuvo enfocada a dar a conocer la realidad del sector energético y los problemas que lo sacuden tras la guerra de Ucrania, con la dependencia de Europa del suministro del gas ruso. Después de detallar la estructura del mercado con las cuatro grandes actividades: la generación, el transporte, la distribución y la comercialización, además de la posición de los consumidores, la abogada indicó el camino hacia dónde vamos, que pasa por el cumplimiento de los objetivos de descarbonización que conducen hacia las energías renovables, retos estos que son también decisivos para “un cambio total del sector eléctrico”.

Respecto a la situación actual, Serrano explicó que “lo que esperamos es que la situación se normalice, pero hay indeterminación porque no sabemos cuándo va a llegar esa normalización o si tenemos que prepararnos para variar nuestro modo de consumo y de producción de energía eléctrica”. Además, puntualizó el “cuello de botella” creado en la tramitación administrativa de las renovables. En este sentido, señaló que “hay que hacer avances en fórmulas de contratación a largo plazo que tengan en cuenta los diferentes perfiles del consumidor”. Todo ello lleva a una situación que habla de transformación del sector y de una espera de estabilización de precios.

Con el auditorio del Recinto Ferial de Pozoblanco repleto de público, la tarde prosiguió con una conferencia de actualidad muy pegada al territorio, titulada ‘El porvenir de la agricultura y la ganadería’, de la mano de la que fuera ministra de Agricultura entre 2014 y 2018, Isabel García Tejerina. “Nos encontramos en un momento excepcionalmente inestable, que nos recuerda que nunca debe darse nada por sentado”, arrancó Tejerina para posteriormente hacer una radiografía del crecimiento demográfico que conduce, entre otras cosas, a la concentración urbana y a una “desconexión” con el mundo rural y los métodos de producción.

Tejerina defendió que afrontamos una nueva agricultura y ganadería que llega por el cambio climático y sus consecuencias, lo que hace necesario “incrementar la productividad del sistema, y no hacerlo tanto intensificando los medios de producción convencionales, como el conocimiento más preciso de las condiciones en las que las que se realiza la producción de todo el sistema alimentario”. Como aspecto positivo, la ex ministra resaltó la capacidad demostrada por ganaderos y agricultores para adaptarse a los cambios, poniendo a Covap como “un claro ejemplo” de esa adaptación.

“El cambio climático es irreversible, hay que adaptarse”
La tarde continuó con la conferencia ‘La vida en la tierra: la ciencia y el cambio climático’, impartida por José Manuel Sánchez Ron, catedrático emérito de Historia de la Ciencia de la Universidad Autónoma de Madrid, que mencionó durante su intervención “los cambios climáticos experimentados por la tierra” a lo largo de los siglos. “Los cambios climáticos no son una novedad, los más recientes y dramáticos han afectado al devenir de la historia”, indicó para precisar que esos cambios climáticos fueron naturales, pero el de ahora es “por la acción humana”, lo que ha provocado que algunos efectos “sean ya irreversibles”. El catedrático resaltó que muchos de los acuerdos firmados a nivel internacional no han sido cumplidos, a pesar compromiso adquirido por numerosos países. “Está bien que la madre de la democracia, como es Europa, dé ejemplo, pero el problema no es Europa, son otros países”, señaló, indicando que en 2015 los principales emisores de gases de efectos invernadero eran China y Estados Unidos. “El cambio climático está con nosotros, es irreversible, hay que adaptarse”, argumentó haciendo mención a las sequías como un ejemplo para refrendar esa premisa.