Noticias

La camelina, diversificación en la Alcarria conquense

02-12-2021 Cooperativas Agro-alimentarias

En el marco del proyecto europeo 4CE-MED, el pasado 16 de noviembre se realizó la siembra de camelina en dos parcelas pertenecientes a socios de la cooperativa Cereales Alcamancha, ambas localizadas en Valparaíso de Abajo (Cuenca). Alcamancha es una cooperativa de segundo grado ubicada en el límite entre La Alcarria y Mancha Alta que colabora con el Proyecto 4CE-MED al objeto de informar a sus asociados sobre el manejo agronómico del cultivo de camelina y las ventajas de implementar la agricultura de conservación, proporcionándoles así alternativas rentables para sus rotaciones adaptadas a las condiciones semiáridas propias de la zona. La cooperativa dispone además de experiencia previa en el cultivo de camelina, lo que permitirá contrastar los resultados obtenidos en las próximas campañas.

No obstante, la camelina no es el único cultivo alternativo introducido por la cooperativa en la zona. Desde hace unos años viene fomentando la introducción del lavandin en las parcelas de sus socios, lo cual apoyan no solo mediante asesoramiento técnico sino también mediante la creación de una destilería en la cual poder extraer directamente el aceite a comercializar.

En relación al proyecto 4CE-MED, aparte de la siembra de camelina en explotaciones propias, está prevista la realización de sesiones de formación con visita a campo de siembras y cosechas, jornadas de difusión, participación en el panel nacional donde poder compartir impresiones y experiencia con otros profesionales del sector, etc. Para ello contará con el apoyo de Camelina Company España (CCE), empresa con una dilatada experiencia en el cultivo de camelina en España y otros países, la Asociación Española de Agricultura de Conservación y Suelos Vivos (AEAC.SV), asesorando sobre las mejores prácticas a realizar en beneficio del suelo, y Cooperativas Agro-alimentarias de España, quien realizará un seguimiento técnico y coordinará las acciones implementadas por la cooperativa.

En la primera campaña desarrollada en el marco del Proyecto 4CE-MED (2021-2022) se han sembrado 12 hectáreas en dos parcelas próximas entre sí, con una superficie de unas 7 y 5 hectáreas y en las que previamente se cosechó cebada. A la primera siembra se trasladó personal de CCE, la AEAC.SV, Alcamancha y Cooperativas Agro-alimentarias de España.

Debido a las características existentes en el suelo se procedió a realizar un pase de rodillo previo a la siembra a fin de homogeneizar el terreno y permitir un mejor asiento de la semilla. Para la siembra se utilizó una sembradora convencional en la que se realizó un cambio del carrete debido al escaso tamaño de la semilla de camelina, se ajustó la dosis de siembra mediante modificaciones del variador y se reguló la profundidad para lograr que la semilla quedara prácticamente en superficie, cubierta únicamente por una fina capa de tierra removida por la rastra. Todo el proceso se realizó bajo el asesoramiento de expertos de CCE.

Por su parte, desde la AEAC.SV se recabaron datos y se tomaron muestras de semilla y suelo para poder evaluar el comportamiento del suelo y del cultivo de camelina por siembra convencional frente a la siembra directa realizada en otras parcelas de CCE y en los ensayos realizados en el marco del proyecto.

Próximamente se realizarán las primeras acciones de formación a los agricultores de la cooperativa, quienes visitarán las parcelas de camelina para poder comprender in situ las características de este cultivo.

Qué es 4CE-MED
El proyecto 4CE-MED, financiado por la UE a través del programa Horizonte 2020, tiene por objeto identificar los obstáculos socioeconómicos y técnicos, así como las oportunidades para la adopción de la agricultura de conservación en la cuenca mediterránea. Para ello, además de la puesta en marcha de plataformas locales, se ensayará en condiciones reales la Camelina como cultivo de cobertura comercial, adoptando sistemas eficaces de doble cultivo adecuados a las diferentes condiciones ambientales. De esta forma se pretende disminuir la erosión del suelo, aumentar la disponibilidad de materia orgánica y agua, diversificar la rotación de cultivos y garantizar el beneficio económico a corto plazo para los agricultores mediterráneos. Participan 11 socios de 7 países, y se encuentra liderado por la Universidad de Bolonia (UNIBO).