Noticias

Nueva Ley Turística de Baleares, la primera de España en recoger la obligatoriedad de consumir productos locales por parte del sector turístico

30-09-2022 COOPERATIVAS AGRO-ALIMENTARIAS ILLES BALEARS

El Parlament balear aprobó el pasado 31 de mayo la modificación de la ley turística de Baleares estableciendo medidas urgentes y dándole un nuevo enfoque que permita la sostenibilidad medioambiental y social y la circularidad de sector turístico del archipiélago, con el objetivo de avanzar hacia un impacto regenerador de la actividad turística hacia el territorio y a la sociedad.

Para ello, se aprobaron modificaciones estructurales de la Ley 8/2012, de 19 de julio, en las cuales se introduce un título específico con medidas para avanzar hacia la economía circular. Entre los puntos clave de esta nueva ley turística se incluye la obligación que tienen los establecimientos turísticos de ofrecer, como mínimo, un 3% de productos de origen balear de alimentación y bebidas, incluyendo productos frescos. En los alojamientos de cuatro y cinco estrellas ha de ser el 4% y un 5% para los agroturismos. Las empresas y establecimientos turísticos deberán indicar de forma clara los alimentos amparados por Denominaciones de Origen, Indicaciones Geográficas Protegidas o con cualquier sello distintivo o marca de calidad reconocidas, emitidas y publicadas en Baleares.

Para Cooperativas Agro-alimentarias Islas Baleares, dicha aprobación ha sido posible, en primer lugar, gracias a la puesta en valor del sector agrario de las islas después de la situación de pandemia y distintas situaciones de desabastecimiento de alimentos en los lineales de la distribución por distintos motivos. Estas situaciones han concienciado a la sociedad de la necesidad de mantener la actividad agraria en nuestro territorio para garantizar el abasteciendo de alimentos.

En segundo lugar y según Cooperativas Agro-alimentàries Balears, "por la positiva respuesta por parte de los gobernantes a las demandas de las Cooperativas y del sector agrario en general: si queremos optar por un modelo turístico circular y sostenible no puede dejarse de lado el sector agroalimentario. El establecimiento de cupos de consumo obligatorio puede ayudar a resolver los problemas del sector, donde los costes de insularidad y la falta de dimensión ponen en jaque su sostenibilidad económica".

En 2019 las islas recibieron 16,45 millones de turistas y las previsiones para este año 2022 sobrepasan dichas cifras. El turismo es la actividad que mayor repercusión, en términos de renta, empleo y actividad, genera en Baleares, constituyendo, sin ninguna duda, el principal recurso de estas islas y, por ello, debe estar en constante transformación, innovación y desarrollo. "No podemos negar que somos unas islas con un modelo económico muy sectorizado, pero dicho sector, el turístico y de servicios, se beneficia y nutre de otros, como es el caso del sector agroalimentario, distribuyendo de manera muy desequilibrada la riqueza que genera sin intervenir en las reglas del mercado", explica Jerónima Bonafé, presidenta de Cooperatives Agro-alimentàries Balears.

Si se analizan los datos puramente económicos de Baleares, estos ponen de relieve la importancia que tiene en su economía el sector turístico. El PIB de Baleares en el intervalo de los años 2000-2019 ha crecido casi un 100%, mientras que el PIB agrario ha disminuido un 24%, pasando de 1,5% del año 2000 al 0,59% en 2019.

En el caso de Mallorca, las fotografías de los almendros en flor, olivos milenarios de la sierra de Tramuntana, y en el caso de Menorca el paisaje de la isla con vacas y ovejas pastando y otras relacionadas con paisajes de Ibiza y Formentera, forman parte de los folletos y material publicitario que utilizan tanto las empresas del sector turístico como la propia administración.

"La importancia del sector agroalimentario en las islas no debe analizarse solo desde el punto de vista económico, sino desde su multifuncionalidad, teniendo en cuenta el conjunto de bienes y externalidades beneficiosas que produce, ya que contribuye de forma muy positiva al mantenimiento de la biodiversidad y del paisaje, en la lucha contra la erosión, la desertización, siendo un gran aliado en la prevención de los incendios forestales, manteniendo tradiciones y raíces históricas y culturales, propiciando la conservación del patrimonio genético, actuando como sumidero de CO2 y, también por supuesto, como productores de alimentos en un territorio que debe garantizar su soberanía alimentaria", resalta Jerónima Bonafé.

Cooperatives Agro-alimentàries Balears es consciente de la importancia de la unión y colaboración de nuestro sector con el sector turístico y, por ello, participa en el proyecto PLOUTOS, financiado con fondos Horizonte 2020, cuyo reto es concienciar a todas las partes, especialmente a la turística, de cómo la agricultura es fundamental para el turismo y fomentar el interés de los turistas por la agricultura y ganadería de las islas, sus productos de calidad y la cultura asociada a la misma.

Se ha conseguido un pequeño avance, que sumadas a otras acciones, pueden hacer posible el mantenimiento de la actividad agraria, su sostenibilidad económica y social y, por supuesto la sostenibilidad medioambiental, que tanto valor genera para el sector turístico y la sociedad en general.




Contacta con nosotros