Reportajes

Semana clave para el futuro de la Ronda de Doha

21-06-2007 Cooperativas Agro-alimentarias

Los negociadores del denominado G4, constituido por Estados Unidos, la UE, Brasil y la India, se encuentran reunidos desde el martes 19 de junio hasta el sábado 22 y, en caso de ser necesario, hasta el domingo próximo.

Este encuentro resultará fundamental para el éxito o el fracaso de la Ronda de Doha. En caso de que los negociadores del G4 no alcancen un acuerdo concreto, muchos opinan que la Ronda de Doha se congelará durante un tiempo, al menos hasta 2009.

Esta reunión está anunciada como un encuentro de trabajo para el que no habrá acceso alguno a la prensa. En realidad, se desprende muy poca información de las discusiones del G4, pero los rumores señalan que los cuatro miembros convergen hacia un acuerdo.

La UE y Brasil parecen los miembros de la OMC más interesados en lograr cuanto antes un acuerdo. La Comisión presenta la reforma de la PAC como una concesión de la UE a la OMC. Brasil, por su parte, se muestra dispuesto porque ha empleado gran cantidad de capital político en las reuniones y necesita resultados concretos.

Por otra parte, resulta difícil juzgar la postura de EEUU, pero el resto de los miembros del G4 indican que, por primera vez desde el colapso de las negociaciones en julio de 2006, existen indicios de cambio en la postura agrícola de EEUU.

Ahora se rumora que EEUU está dispuesto a aceptar un límite de $17.000 millones en el total de la ayuda interna que distorsiona al comercio (Caja ámbar). Sin embargo, a nivel de política interna, la situación resulta poco clara. Por otro lado, el mandato presidencial para negociar un acuerdo multilateral expira a finales de junio y, si no es prorrogado, las negociaciones serán aún más inciertas.

Dada la fecha límite (diciembre de 2007) fijada para concluir la Ronda de Doha, el plan propuesto, de ahora hasta finales de julio, es la conclusión de las modalidades agrícolas (compromisos detallados). En este sentido, se espera que el Presidente del Comité de Agricultura de la OMC distribuya un proyecto de modalidades a finales de junio.

Mientras tanto, el Director General de la OMC planea invitar a los ministros a Ginebra a finales de julio para lograr un acuerdo sobre las modalidades.

Pero mucho depende del resultado de la reunión del G4 en Alemania. Si el G4 logra un acuerdo, es probable que el plan propuesto sea ejecutado. En caso de no lograrse un resultado significativo, resulta poco claro si habrá un proyecto de modalidades en junio y, sin él, no tendría sentido alguno que los ministros se reunieran en Ginebra en julio.

Los analistas prevén que habrá algún resultado, a favor o en contra de la Ronda. En caso negativo aún se espera que el Director General formule un texto de compromiso.